dilluns, 9 de juliol de 2007

Exposició bibliogràfica sobre Ramon Llull

Llull. Biblioteca Lluís Alemany (Palma)
estiu 2007
Exposició sobre Ramon Llull

Colección Despuig

Una de romanos (*)
 
No es del todo cierto que la colección de escultura del cardenal Despuig fuera cedida a Cort, tal y como muchos creen. Ahora que el romano atropellado por un camión regresa a la Rambla, creo oportuno rescatar del olvido al arquitecto Guillem Reynés Font (Palma, 1877-1918), que salvó con su dinero parte de dicho tesoro. A los herederos de la casa de Montenegro no les importó que esas piedras se fueran a Dinamarca. En 1900 muchas piezas habían sido ya vendidas a la Gliptoteca de Copenhague. Años más tarde Guillem Reynés inició una verdadera cruzada para evitar la total liquidación de los mármoles clásicos que quedaban en Raixa. Se crearon comisiones mixtas y ponencias; se llamó a diferentes puertas: al Ayuntamiento de Palma, a la Diputación provincial, al propio ministro Alexandre Rosselló. Nadie contestaba, nadie ponía un duro y de nuevo actuó el intermediario de turno, un tal Antoni Jaume, que tuvo el detalle de aceptar en 1917 la oferta del arquitecto Reynés, nada más y nada menos que sesenta mil pesetas de su bolsillo (una auténtica fortuna pagada en dos plazos). Así daba tiempo a que alguna institución se mojara. Incluso se pensó en una suscripción popular. Al pobre Reynés se lo llevó la gripe de 1918 y tuvo que ser su viuda la que gestionara la venta. El alcalde Guillem Forteza firmó la compra el mes de marzo de 1923. No hubo apenas beneficios, no se trataba de especular con el patrimonio de nadie, simplemente pasaba a manos de la ciudadanía. Los contratos de compra-venta pueden ser consultados en el libro Arquitectura i art a Mallorca (Documenta Balear, Palma, 2006).
 
(*) Diario de Mallorca, 10.7.2007